Dieta mediterránea rica en aceite de oliva para vivir más y mejor

Hace poco tiempo que España se posicionó como el país más saludable del mundo y nuestro aceite de oliva junto con una dieta mediterránea pueden tener mucho que ver.

El aceite de oliva: la principal diferencia de alimentación con otros países

Es cierto que toda la cuenca mediterránea siempre ha estado en el punto de mira por introducir productos saludables como verduras y legumbres en la dieta. Sin embargo, uno de los puntos diferenciadores por los que destaca España es el aceite de oliva virgen extra (AOVE). En nuestro país, se utiliza este ingrediente de forma casi exclusiva para la cocina, la repostería y también en crudo (ensaladas, desayuno, etc.).

Dieta mediterránea

Los adultos, pero también los niños en las escuelas, conocen cuál es nuestra dieta mediterránea. Para ello, los niños construyen pirámides alimentarias con sus profesores donde puede encontrarse una base cargada de verduras, frutas, frutos secos, legumbres y grasas saludables de origen vegetal como es el AOVE.

Con ello se pretende crear una conciencia de alimentación saludable que perdure durante generaciones y que continúe llevando a fomentar la dieta mediterránea entre la población.

Una mayor esperanza de vida

El aceite de oliva virgen extra (AOVE) es una grasa saludable que, con el resto de elementos que conforman la dieta mediterránea, ayuda a mejorar nuestra salud y aumentar la esperanza de vida.

Esto se debe a que previenen la aparición de enfermedades como diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares o cáncer. Solo con una mejor alimentación, eliminamos un factor de riesgo muy importante en estas patologías.

En resumen, los países del mediterráneo siempre han estado en los primeros puestos del ránking de alimentación saludable. Sin embargo, España ha llegado a la cima este año y, probablemente, se deba al ingrediente que nos diferencia de nuestros vecinos, nuestra grasa más saludable, el aceite de oliva.