El aceite de oliva: el alma de la dieta mediterránea

post-julio-15

El aceite de oliva virgen se encuentra entre los ingredientes indispensables de la dieta mediterranea. Llegado el verano podemos beneficiarnos de sus propiedades que ayudarán a pasar unas vacaciones plenas y saludables.

En esta época del año cambiamos nuestros hábitos: si nos pasamos el año entero cuidándonos con una dieta equilibrada y haciendo ejercicio, ahora nos dedicamos a relajarnos frente al sol y abandonamos nuestros esfuerzos saludables. Una buena manera de seguir disfrutando del verano, pero sin remordimientos, es incluir el aceite de oliva virgen extra en nuestras comidas.

Sabemos que el sol en exceso perjudica el estado de la piel. El bronceado es una respuesta inmune de nuestra piel a los rayos ultravioleta. Esto produce un envejecimiento prematuro de la piel y la aparición de enfermedades cutáneas. El aceite de oliva virgen resulta un aliado inmejorable para la protección de la piel, ya que por su poder antioxidante, previene la muerte celular. Además, posee un efecto protector y tónico para las pieles expuestas al sol.

Solemos aprovechar las vacaciones de verano para disfrutar en compañía de la familia, comiendo y bebiendo. Es así como transgredimos la dieta. Las consecuencias de la buena vida podrían desembocar en una subida del colesterol y un aumento de grasas trans en el cuerpo. El aceite de oliva virgen contiene cualidades preventivas contra el colesterol y constituye un gran aliado para los hipertensos.

Cuando estamos en verano no podemos prescindir de las ensaladas, gazpachos y alimentos que ayudan a refrescarnos. Si los consumimos con aceite de oliva de calidad veremos como resaltará el sabor y el aroma de nuestra preparaciones, a la vez que estimulará la vesícula biliar y la digestión. También es un conocido protector estomacal ante las secreciones ácidas. No cabe duda de que el aceite de oliva virgen se impone como uno de los ingredientes esenciales para nuestra salud y se presenta como el alma de la gastronomía del siglo XXI.