Aceite de oliva para descontaminar el agua: técnica de las nanopartículas

El aceite de oliva es un producto lleno de virtudes. A todas sus bondades en el plano gastronómico y a sus enormes beneficios para la salud se une ahora un uso nuevo: el aceite de oliva como agente capaz de descontaminar el agua. Toma nota. 

Un equipo de investigadores de la Universidad de Alicante ha desarrollado un innovador método para limpiar agua contaminada utilizando nanopartículas de hierro metálico. Las nanopartículas son diminutas partículas que tienen la capacidad de absorber los metales pesados que se encuentren en el agua. ¿Qué te parece?

Estos pequeños agentes limpiadores logran atrapar y eliminar cromo, níquel, cobre o zinc. Son los metales pesados típicos que se encuentran en el agua contaminada por residuos industriales procedentes de la producción de pigmentos, fertilizantes agrícolas o industrias del metal.

Aprovechando el residuo del aceite de oliva

Lo original del método es la forma de producir las nanopartículas. El equipo de investigadores ha conseguido generar esos agentes descontaminantes a partir del alpechín, el residuo de la producción de aceite de oliva en las almazaras.

La técnica consiste en tomar el alpechín, compuesto por restos de aceitunas, y someterlo a carbonización hidrotérmica. Básicamente, es un proceso similar al de una olla a presión que logra generar esas nanopartículas metálicas y aislarlas.

Después, es suficiente con echarlas a un depósito de agua contaminada para que empiecen a absorber los metales pesados. Una vez el agua está limpia, solo hace falta pasar un imán para extraer las nanopartículas con los contaminantes que han atrapado.

Además de eficaz, el método desarrollado por este equipo de la Universidad de Alicante tiene un coste muy bajo y es más competitivo que otras técnicas parecidas. Por si fuera poco, al dar un uso al residuo de las almazaras que producen el aceite de oliva, contribuye a configurar una economía más sostenible.