El hueso de aceituna como combustible para la almazara y el hogar

Si te interesa el mundo del aceite de oliva, sabrás que uno de los residuos más importantes que se generan en su producción es el hueso de aceituna. Pero quizá no sepas que ese hueso puede convertirse en un magnífico combustible limpio.

Una campaña normal de la aceituna olivarera puede dejar en España hasta 450.000 toneladas de huesos que, tradicionalmente, eran llevados a vertederos. Pero hoy en día es muy habitual que ese residuo se recicle y se utilice como fuente de energía.

Si alguna vez has visto una almazara, habrás visto los montones de hueso y pulpa que quedan después de prensar las aceitunas. Pues esa materia orgánica, una vez seca, se considera una biomasa de primer nivel. Los productores de biocombustibles trituran los huesos y los utilizan para alimentar calderas de biomasa. Pueden utilizarse directamente molidos o prensados en forma de pellets, pequeñas pastillas de serrín de hueso comprimido.

Lo bueno es que podrás utilizar esta biomasa para la estufa o la caldera de tu hogar. Y también las propias almazaras la emplean para alimentar sus calderas y generar el calor que requieren algunos procesos de su trabajo.

Hueso de aceituna que produce gas limpio

Como sabes, la biomasa es muy poco contaminante y, gracias a ella, se evita quemar combustibles más dañinos para el medio ambiente. Pero, además, hay procesos para hacerla todavía más eficiente y limpia. Por ejemplo, si se someten los huesos y la pulpa a un procedimiento de gasificación, se puede extraer de esa biomasa un gas que, una vez quemado en las calderas, es más eficiente en la generación de energía y todavía más limpio que la quema directa del hueso. 

Gracias a estos sistemas, el hueso de aceituna provee un combustible limpio y contribuye a que la industria del aceite de oliva sea más sostenible y ayude a proteger el medio ambiente.