El aceite de oliva para controlar la diabetes

El aceite y la diabetes

El oro líquido ayuda a prevenir la aparición de esta enfermedad gracias a varios beneficios que produce sobre tu cuerpo cuando lo consumes de una forma frecuente.

Entre estos beneficios, destacamos la disminución de los niveles de azúcar en la sangre y mejoría en la utilización de la glucosa por parte de las células del organismo, con lo que se evita que el páncreas se agote. Además, tiene efectos en la resistencia de todas las células a la insulina.

También produce la disminución de la inflamación, que es una de las causas más importantes de la enfermedad (esta inflamación va destruyendo las células productoras de la insulina en el páncreas).

Otro de los beneficios más importantes es que ayuda a bajar el peso, ya que es una grasa que aumenta el metabolismo y, además, genera la sensación de sentirte lleno (un menor peso significa menos riesgo de padecer la enfermedad).

¿Y todo esto como lo consigue? Fundamentalmente, debido a que ayuda a nuestro cuerpo a segregar más cantidad de insulina (que es la hormona que produce el páncreas y la encargada de controlar los niveles de azúcar en sangre); y, además, a desintoxicar la molécula llamada amilina (hormona también generada por el páncreas y que contribuye al control glucémico, junto con la insulina), que, en pacientes que tienen esta enfermedad, se sobreproduce, lo que contribuye a crear compuestos perjudiciales para nuestra salud.